La polilla que vino a morir en mi casa

 

Mi infancia en el país del Sagrado Corazón estuvo llena de misas y otras ceremonias religiosas, un viaje a través del mundo me hizo acercarme a otra religión, y al final decidí que ninguna me convenía y que mi religión era el amor. El amor por todos los seres vivos.

 

Tal vez la religión que más se acerca a este estilo de vida es el Budismo, pero no he tenido la verdadera voluntad hasta ahora de investigar más al respecto.

 

De acuerdo al budismo, cada criatura es portadora del espíritu divino, y ninguna vida puede tomarse.

 

Siempre le tuve miedo  a los bichos, y en especial a las polillas, con las que viví experiencias espeluznantes, tenía la impresión de que me seguían pues en todas partes las encontraba y siempre me aterrorizaban.

 

Con el pequeño acercamiento que he tenido al budismo, y este precepto de respeto de todas las criaturas vivientes, aplastar las polillas con la escoba o la chancleta se vuelve un dilema. Lo que hago generalmente es abrir la ventana y expulsarlas, al igual que hago con arañas, moscas y otros bichos que inevitablemente ingresan a la casa cuando vives en medio del bosque.

 

Imagen : Shaggyart

Imagen : Shaggyart

Ayer encontré una polilla debajo de mi escritorio donde se encuentra el computador. Mi primera reacción fue “ugh odio las polillas”, pero me dije, ella se va a ir solita de ahí, dejémosla tranquila.

 

Decidí mostrársela a mi hijo, quizás le interesaría mirarla de cerca, pero no lo interesó.

 

En la noche aún ahí estaba y le conté a mi esposo, “esta polilla lleva aquí todo el día sin moverse, no necesitará comer, beber?”, mi esposo alzó los hombros, pues sabía tanto al respecto como yo.

 

Y esta mañana la encontré boca arriba, patas arrugadas, la polilla ha partido al más allá.

 

Vino a morir a mi casa.

 

Y por qué no tendría ella también derecho a descansar en paz las últimas horas de su vida? Nunca me lo había preguntado.

 

A un enfermo terminal no se le mata antes para que no sufra (a menos que él quiera, no? Es otro tema).

 

 

Gracias polilla por la enseñanza que me dejaste y buen viaje al más allá!

 

 

2 comments to La polilla que vino a morir en mi casa

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>