¿Las madres tienen la opción de escoger la lactancia? Por el Dr Jack Newman

Septiembre 2016

 

Link al artículo original : Do Mothers Really Have the Choice to Breastfeed?

 

Dr Jack Newman Fundador del Centro Internacional de la Lactancia en Canadá, autor de varios libros especializados en el tema de la lactancia materna.

Dr Jack Newman
Fundador del Centro Internacional de la Lactancia en Canadá, autor de varios libros especializados en el tema de la lactancia materna.

Toda madre tiene derecho de tomar una decisión informada de alimentar su bebé con fórmula. ¿Por qué, entonces, cuando una madre toma una decisión informada de amamantar su bebé, no tiene ella el mismo derecho ?

 

¿Ustedes creerán que bromeo, cierto ? Las madres pueden amamantar si lo desean, ¿quién va a impedírselo ? En realidad, a menudo sucede que las madres no parecen tener el derecho a amamantar y son obligadas, por profesionales sanitarios, jueces y agencias de protección del menor a sustituír la leche materna por fórmula. Hay madres que desean amamantar y confían en el sistema de salud para que las ayude a continuar cuando en realidad, son a menudo culpabilizadas por no amamantar, sintiendo que « fallaron » o que « no pudieron » amamantar por razones médicas. En muchos casos en que el bebé es alimentado con fórmula, su madre deseaba inicialmente amamanarlo pero le fue indicado introducir fórmula cuando no era necesario ni indicado por razones médicas. El miedo de las madres de no alimentar a su bebé correctamente o que su salud sea puesta en riesgo es la táctica usada para que las madres accedan a alimentar con fórmula y quebrantar su voluntad de amamantar.

 

Si el menor problema aparece con relación a la madre o al bebé o a la relación de lactancia, lo primero que la madre escuchará del doctor es « dele un biberón » (de fórmula por supuesto) o « abandone la lactancia. Y las madres son a menudo obligadas, en la mayoría de los casos cuando hay una ganancia de peso lenta, mediante una amenaza de denuncia a la agencia de protección del menor, quién podría retirar la custodia del bebé en caso de que la madre no acate las « órdenes » del doctor. De nuestra experiencia con las miles de madres que llegan a nuestra clínica de lactancia desde hace  32 años, puedo decir que en muchos casos como esos, con un poquito de ayuda la madre podrá continuar amamantando exclusivamente. Desafortunadamente, en sólo una pequeña minoría de casos estas madres reciben la ayuda que necesitan. A veces la solución es fácil, y no necesitaba ninguna intervención complicada. A veces no es tan fácil, pero se puede lograr. La mayoría de las veces, sin embargo, las madres quedan frustradas y devastadas porque deseaban amamantar y debido a la falta de ayuda calificada o al consejo médico incorrecto ellas comienzan a ver la lactancia como « poco fiable », « dolorosa » y « potencialmente peligrosa » y llegan a pensar que su importancia es « exagerada ». Cuando a las mujeres se les impide amamantar cuando lo deseaban, se quedan molestas y traumatizadas, incapaces de ver y experimentar la alegría de amamantar y como resultado buscan mecanismos de defensa para canalizar estos sentimientos y esto se refleja en las discusiones acerca de la alimentación infantil.

 

A continuación les presento un par de ejemplos de cómo no permitimos a las madres que amamanten sus bebés. Son ejemplos de cómo la alimentación con fórmula es considerada la norma de alimentación infantil y la lactancia se vé como prescindible, agradable pero no necesaria.

 

capture-decran-2016-09-23-a-21-10-38

 

  1. Bebés prematuros

 

A las madres de bebés nacidos prematuramente se les dice casi universalmente (al menos en Norte América) que no podrán poner su bebé al pecho sino hasta que tenga 34 semanas de gestación (cuando sea un prematuro de 6 semanas). Esto menosprecia la lactancia porque los doctores y las enfermeras insisten que los « bebés deben aprender a tomar leche de un biberón antes de que puedan aprender a mamar ». ¿En serio ? ¿De dónde salió eso ? No de estudios científicos con seguridad. Lo que sí sabemos es que en Escandinavia los bebés prematuros se agarran del pecho a 28 semanas de gestación e incluso antes. No todos, pero al menos algunos. Y no es raro que los bebés prematuros puedan amamantar exclusivamente (del seno) hacia la semana 32 o 33 de gestación, o sea 1 o 2 semanas antes de que en Norte América les permitamos intentar amamantar. (es importante aclarar « al seno » porque en muchas sociedades occidentales se cree que dar leche materna en un biberón es amamantar cuando no es lo mismo).

 

2. Suplementos

 

A las madres de bebés prematuros se les dice que deben suplementar con fórmula porque amamantar es fatigante para el bebé a diferencia de la alimentación con fórmula (esto en realidad se dice para bebés de cualquier edad). Es una completa patraña sin sentido afirmar semejante cosa. Amamantar no es fatigante para el bebé prematuro. Sin embargo es algo que se cree y se transmite ampliamente porque la mayoría de los profesionales sanitarios no aprenden casi nada sobre lactancia durante sus estudios y nada una vez los terminan. Los bebés responden al flujo de leche y si el flujo es lento, el bebé tiende a dormirse al seno, especialmente durante las primeras semanas de vida. Y esto ocurre simplemente porque la mayoría de las madres no aprende lo básico sobre lactancia durante su embarazo, (incluyendo cómo conseguir un buen agarre del seno y cómo saber si el bebé está recibiendo leche del seno). Miren este video que muestra a un bebé prematuro respondiendo al flujo de leche directamente del seno. Además, los bebés prematuros tienen que copetir con el fluo que el bebé está recibiendo del biberón y el hecho de que la producción de leche de la madre va disminuyendo porque se pone el sacaleches en vez de estar piel con piel con su bebé y amamantándolo.

 

3. Fortificantes

 

A las madres de bebés prematuros se les dice que deben « fortificar » su leche con un aditivo extraído de leche de vaca. Podría ser cierto que para los más pequeños prematuros un fortificante sea necesario (pero estos pueden ser fabricados a partir de leche humana, y la necesidad de los mismo incluso para los más pequeños prematuros comienza a cuestionarse). Y qué pasa con los prematuros de 33 semanas ? Con la ayuda adecuada, la mayoría de bebés de 33 semanas de gestación o incluso más jóvenes no necesitan fortificantes. Necesitan leche materna. Ni siquiera a 31 semanas ellos necesitan leche materna « fortificada ». Pero una vez más, con regularidad agobiante, el biberón de fórmula es agregado a la situación y la leche materna es menospreciada.

 

4. Hipoglucemia

 

Las madres de bebés nacidos con riesgo de nivel bajo de azúcar en la sangre son a menudo obligadas a dar o a permitir que le den a su bebé fórmula (en biberón por supuesto). Sin embargo se sabe que la leche materna, en especial la leche de los primeros días que se llama calostro, es mejor para prevenir y tratar el nivel bajo de azúcar mucho mejor que la fórmula. En la mayoría de los casos, si la madre recibe ayuda adecuada para su lactancia, el bebé es protegido gracias a la lactancia (al seno, porque el contacto piel con piel también ayuda a prevenir el nivel bajo de azúcar en la sangre).

 

5. Ictericia

 

Las madres cuyos bebés presentan ictericia en los primeros días de vida son a menudo obligadas a suplementar con fórmula la alimentación al seno, e incluso suspender la lactancia porque los profesionales sanitarios que la “ayudan”, piensan que la leche materna produce ictericia. No es cierto. Lo que causa niveles anormales de bilirrubina en la mayoría de los bebés de esa edad es que el bebé no está recibiendo suficiente leche materna. Y la respuesta no es fórmula, sino ayudar a la mamá a recibir la ayuda que necesita para que su lactancia funcione y que su bebé reciba más leche. En los primeros días puede resultar tan fácil hacer funcionar una lactancia que no arranca correctamente y sobretodo es el momento indicado para prevenir problemas futuros. Lastimosamente, muchas madres y muchos bebés no obtienen esa ayuda. Y lo peor es que la ictericia del recién nacido disminuye rápidamente una vez se agrega la fórmula a la ecuación, lo cual prueba a los profesionales sanitarios que tenían la razón, que la leche materna era lo que causaba la ictericia, cuando en realidad la razón de la disminución de la ictericia es que el bebé está recibiendo más leche. Podría esta disminución haber sido lograda apoyando adecuadamente la madre para que su lactancia funcione correctamente? Sí, pero sólo pasa en muy pocos casos que la madre reciba este tipo de ayuda y generalmente el tratamiento para la ictericia sigue siendo el suplemento de fórmula en biberón.

 

6. Fisura labial

 

A las madres de bebés nacidos con una fisura labial se les dice que no podrán amamantar y que no deben molestarse incluso en intentar. Es cierto que muchos de estos bebés no logran un agarre del seno adecuado, pero algunos lo logran. Y una cosa es cierta en todo caso : si no se intenta, la lactancia no se puede lograr.

 

7. Pérdida de peso

 

A las madres se les dice que si el bebé pierde más del 10 de su peso de nacimiento debe ser suplementado con fórmula en biberón. Pero la noción del 10 de pérdida de peso no está basada en nada científico y como resultado muchos bebés son innecesariamente suplementados y muchas veces terminan siendo alimentados exclusivamente con fórmula. Una vez más, si la madre y el bebé reciben la ayuda adecuada la situación puede cambiar dramáticamente en corto tiempo. La gente a menudo pretende que alimentar al bebé con fórmula o amamantarlo son cosas mutualmente exclusivas. Los profesionales sanitarios necesitan comenzar a considerar los efectos a largo plazo de sus intervenciones, y no sólo agarrar la solución más rápida que se tiene a mano con la posibilidad de suplementar la alimentación al seno con fórmula.

 

8. Reducción de mamas

 

A las madres se les dice que si tuvieron una reducción de mamas, no serán capaces de amamantar. Quizás no serán capaces de amamantar exclusivamente, pero aún pueden amamantar con la ayuda de leche materna adicional donada o incluso con un suplemento de fórmula. Y el bebé estará al seno, sin biberones, el suplemento dado a través de un relactador. Suplementar mientras el bebé está al seno es importante porque, aparte de que el bebé recibe más leche al ser suplementado, pero aún más por el hecho de que la lactancia es mucho más que leche materna. Es una relación íntima entre dos personas que están enamoradas la una de la otra. El valor de esta relación no es mide por cuánta leche materna la madre puede producir y es importante que la gente comience a ver la lactancia en todas sus dimensiones.

 

9. Medicamentos

 

A muchas madres les dicen que deben interrumpir o suspender la lactancia debido a los medicamentos que están tomando. Esto no es cierto salvo contadas excepciones, para medicamentos muy poco usados, muchos de los cuales pueden substituirse por otros igualmente efectivos y compatibles con la lactancia. La gran mayoría de medicamentos no llega a la leche sino en cantidades que no son dañinas para el bebé, pues su cantidad es realmente mínima. Hay algunos medicamentos que no llegan a la leche para nada, y aún así se le dice a las madres que harán daño a sus bebés si las toman y continúan amamantando. En cualquier caso, la pregunta real es : qué es más seguro para mi bebé, amamantar con cantidades mínimas de un medicamento en mi leche (y es que las cantidades son casi siempre mínimas) o reemplazar mi leche materna por fórmula ? Dados los riesgos de no amamantar, en la gran mayoría de casos, continuar la lactancia es lo más seguro.

 

10. Custodia compartida

 

Los jueces que se encargan de los casos de custodia compartida y derecho a visitas, no toman en consideración las necesidades del bebé amamantado cuando toman sus decisiones. Tanto el padre como la madre se deben acomodar en términos de pasar tiempo con el bebé si el juez tienen en cuenta que un bebé amamantado es diferente de un bebé alimentado con fórmula. Y los trotones (toddlers) amamantados también son diferentes. Se puede estar de acuerdo o no, pero el bebé y el trotón amamantado derivan su seguridad del seno materno. Como se mencionó anteriormente la lactancia no es sólo nutrición, y esto es una noción extraña para muchas personas, incluyendo los jueces.

 

11. Servicio de protección del menor

 

En muchas áreas las agencias de protección del menor son un enorme problema. En vez de ayudar a las madres a obtener ayuda para que la lactancia funcione, lo que reciben generalemnte son amenazas de tipo « abandone la lactancia o retiraremos la custodia de su hijo ».

 

Estos 11 problemas son sólo unos pocos de las decenas de situaciones en las cuales a las madres se les dice innecesariamente que dejen de amamantar, se les ordena abandonar la lactancia, y otros. La mayoría de las veces, los problemas se pudieron haber prevenido en primer lugar o tratado sin utilizar fórmula o haber suspendido la lactancia. Sin embargo, la mayoría de las veces, las madres no reciben la ayuda que necesitan.

 

No estoy diciendo que la lactancia siempre funcionará, incluso a veces con atención especializada no se logra, pero muchas mujeres y bebés podrían estar mucho mejor si las cosas fueran diferentes.

 

Si yo me dedicara a detallar cada situación que encuentro en mi práctica cotidiana, las situaciones en las cuales las madres no tuvieron derecho a amamantar incluso cuando habían tomado la decisión informada de hacerlo, estaría escribiendo un libro más largo que Las Mil y una Noches. Incluso si sólo me dedicara a ahondar en los detalles de estos 11 casos aquí mencionados, ya tendría material suficiente para un libro.

 

 

Dr Jack Newman’s Guide to Breastfeeding” (“La guía de la lactancia materna Dr. Jack Newman”, aún no traducido al español) se dirige a los puntos anteriores con más detalle. Hay capítulos en particular acerca de por qué la lactancia materna es importante, ictericia, hipoglucemia, los bebés prematuros, el tratamiento de problemas de la lactancia y cómo encontrar la ayuda que la madre necesita amamantar. Esta guía proporciona soluciones prácticas a los problemas que se plantean a las madres lactantes, incluyendo muchas fotos. Muchos vídeos útiles para las madres y los profesionales de la salud, con explicaciones en 22 idiomas diferentes también están disponibles en el sitio web del “International Breastfeeding Center” (Centro Internacional de la Lactancia).

 

Prohibida su reproducción parcial o total en sitios web no protegidos por licencias de protección de la propiedad intelectual. 

2 comments to ¿Las madres tienen la opción de escoger la lactancia? Por el Dr Jack Newman

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>